EL HOMBRE NUNCA PISO LA LUNA. Fraude lunar: evidencia fotográfica.

 

En 1961 John Fitzgerald Kennedy prometía a una nación poner a un hombre en la Luna antes del final de la década. Ocho años después, y a pesar de que JFK no fue testigo del evento, el hombre finalmente ponía sus pies en otro mundo. ¿O no fue asi? Mucha de las fotografías tomadas supuestamente en la superficie lunar presentan una serie de anomalías tan obvias que cuesta creer que hayan sido tomadas en nuestro satélite.

A continuación una serie de fotografías, analizadas por el ufólogo y experto en fotofrafía ruso Lubomir Polikarpov.

En esta fotografía, tomada por la tripulación del Apolo 14, se puede observar claramente como hay dos reflectores iluminando la escena. Evidentemente esta falsificación tan burda pasó inadvertidamente los rigurosos controles de publicación de la NASA.
A los pies del astronauta se puede observar que este tiene dos sombras, eso se debe a que hay dos fuentes de iluminación.
Y como frutilla del postre, a lo lejos se puede observar el vehículo lunar, que gracias al estudio trigonométrico de Polikarpov, descubrimos que sólo es un modelo a escala de unas 10 o 12 pulgadas de largo.

En esta fotografía no se pueden observar reflectores pero si se pueden observar como todos los objetos que aparecen en ella presentan sombras dobles, lo que comprueba que hay más de una fuente de iluminación. La NASA asegura que no hubo reflectores alumbrando los sitios de alunizaje, por lo tanto la única explicación a este hecho es que obviamente ha sido filmado en un estudio, con varios reflectores.
Otra prueba de esto se puede observar en el fondo, donde cláramente se aprecia que lo que la NASA pretende hacernos creer que es una colina no es más que un telón pintado. La prueba de esto es la burda y abrupta línea que separa el suelo del fondo.

En la siguiente imágen, tomada por Apolo 11, se aprecian unas cuantas rocas junto a varias pisadas, supuestamente realizadas por los astronautas. Al fondo sepuestamente se aprecia la figura del astronauta Buzz Aldrin. Polikarpov realizó trabajos de proyección trigonométrica en esta fotografía y descubrió que, tomando como punto de comparación el tamaño de las huellas, el astronauta que aparece en el fondo también es un modelo a escala de apenas unas 8 pulgadas de alto, utilizado para dar la idea de que se encuentra a una gran distancia sin la necesidad de crear un escenario grandes dimensiones.

Esta es muy simple y cualquier persona, aún sin un ojo entrenado para detectar fraudes puede darse cuenta de que algo no está bien. Las sombras que aparecen a la derecha de la fotografía deberían ser paralelas si estuvieran iluminadas por el Sol. Sin embargo esto evidentemente no es asi. Polikarpov explica que no hay más de una fuente de iluminación aqui, de ser asi se verían varias sombras. Lo que aqui se ha utilizado es un reflector sólo, que al estar a una distancia mucho más cercana que el Sol, apenas algunos metros, hace que las sombras diverjan como se aprecia en la foto.

Esta tampoco necesita mucho análisis para revelar el fraude, asi de burdas son las fotos que la intenta hacernos creer que son reales. Si miramos con atención el reflejo en el visor del astronauta, quien supuestamente es Al Shephard, comandante de Apolo 12, podemos apreciar dos destellos luminosos. Uno debería ser el Sol, pero ¿y el otro? La respuesta es obvia, otro reflector.

Y finalmente un dato que muy pocos saben. Los trajes “espaciales” utilizados por los astronautas (¿o deberíamos decir actores?) se cerraban con una cremallera común y corriente, como la ropa que utilizamos todos los días. Usar esto en el espacio exterior sería letal, pues los dientes de una cremallera no sellan la abertura por completo, sino que el aire y la presión en el interior del traje escaparían por entre los dientes. Otro burdo fraude de una agencia espacial que desesperada al no poder cumplir la promesa de su presidente, y viendo como los soviéticos le llevaban la delantera en todos los aspectos de la carrera espacial, no tuvo escrúpulos en mentir, engañar y falsificar evidencias, gastando millones de dolares de los contribuyentes.

Nueva foto del hombre en la Luna, prueba irrefutable de la conspiración.

 

Son muchas las evidencias que sugieren que los alunizajes realizados por la NASA en 1969 no fueron reales, sino que fueron un montaje realizado en un estudio de televisión, probablemente en el estado de Maine. Cada vez son más obvias las evidencias de que esto fue asi en verdad, y que el hombre jamás pisó la Luna, o al menos no en esa oportunidad, como lo dice la historia oficial.

Hace unos pocos días apareció en la red una fotografía que aparentenmente se filtró a los estrictos controles de información de la NASA, que muestra al astronauta Ronald Evans, de la misión Apolo XVI, en la que se pueden observar claramente dos reflectores que están iluminando el sitio del falso alunizaje. Se puede comprobar fácilmente que hay dos reflectores por la sombra del astronauta, o mejor dicho las sombras, pues se ven dos sombras. Si como afirma la NASA, no hubo reflectores, la única fuente de luz sería el Sol, por lo tanto se vería una sola sombra. Otra evidencia de la burda y vergonzosa farsa que la NASA le quiso hacer creer a la humanidad.

Magystro: Fraude lunar: evidencia fotográfica..

Anuncios