El oscuro #secreto de la industria #Alimentaria. No querrás volver a comer comidas prefabricadas ~ Nueva Mentes

La comida prefabricada cada vez invade más el mercado y son cientos los alimentos congelados que están ofreciendo a los usuarios una alternativa “fácil” de preparar sus comidas sin que esto les tome mucho tiempo y ofreciendo un sabor relativamente delicioso para disfrutar en cualquier momento.

La industria alimentaria nos vende día a día gran cantidad de alimentos a través de publicidades engañosas, en las que no se advierten las posibles consecuencias que estos productos pueden tener en nuestro organismo cuando se consumen de manera habitual. Son muchos los secretos que guarda la industria alimentaria mundial, con la finalidad de tener fieles consumidores sin importar que esto les cueste la salud. Sin embargo, estos secretos están siendo revelados por los investigadores, quienes han hallado los peligros de consumir frecuentemente alimentos prefabricados.

Alimentos altamente peligrosos

Una de las claves del éxito de la comida prefabricada es que siempre va a tener el mismo sabor hasta su fecha límite de vencimiento. Lo que como consumidores no tenemos en cuenta es que, para lograr ese delicioso sabor siempre, estos alimentos han sido sometidos a una serie de tratamientos químicos en los que se les añaden multitud de conservantes para mantenerlos frescos y deliciosos en todo momento.

 


La mayoría de los alimentos prefabricados o procesados, por no decir todos, tienen altos contenidos de azúcares, grasa saturada, sodio, sustancias químicas y menos fibra de la recomendada. El consumo frecuente de estos alimentos puede generar impactos negativos en la salud que, a largo plazo, se convertirán en enfermedades como:
Colesterol.
Diabetes.
Hipertensión.
Obesidad.
Algunos tipos de cánceres.

Entre los alimentos prefabricados que representan un riesgo para la salud encontramos: galletas, achocolatados, yogures, bollos, helados, barrita de cereales, refrescos, platos preparados, hamburguesas, sopa y macarrones instantáneos, mantequilla, enlatados, carnes embutidas y, en general, las comidas industrializadas que venden para comer casi que de manera instantánea.

Uno de los mayores problemas de todos estos alimentos, es que pierden nutrientes e incrementan su número de calorías. Es decir, incrementarás tu ingesta de calorías sin absorber la cantidad necesaria de vitaminas y minerales, fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo y la digestión de las grasas.
Acrilamida: uno de los principales peligros de los alimentos prefabricados

 


La industria alimentaria ha venido haciendo un buen trabajo a la hora de convencer a los consumidores de que la comida prefabricada es su mejor opción. Los anuncios muestran lo fácil que es preparar estas comidas y lo deliciosas que pueden resultar, lo que genera confianza en los consumidores a la hora de adquirirlas.

Sin embargo, varios estudios se han encargado de desenmascarar todo eso tan bueno que pintan los anuncios publicitarios y han podido alarmar al consumidor sobre los altos peligros de comer frecuentemente todos estos alimentos rápidos que nos ofrecen las industrias.

Una de las sustancias altamente peligrosas que encontraron los investigadores hace un poco más de una década es un químico potencialmente neurotóxico y causante de cáncer llamado acrilamida. Esta sustancia se crea cuando los alimentos ricos en carbohidratos son preparados a altas temperaturas, ya sea fritos, cocidos, rostizados o asados a la parrilla.

Esta sustancia química se crea durante la cocción a altas temperaturas, a partir de la reacción entre los azúcares y un aminoácido llamado asparagina. Entre los alimentos prefabricados con esta sustancia peligrosa podemos encontrar: chips, patatas a la francesa, corteza del pan, pan tostado, pan crujiente, o cereales para desayuno, entre otros.
Los consumidores no están al tanto de estos peligros

Las grandes industrias alimentarias hacen grandes campañas publicitarias para conquistar a los consumidores y convencerles de que los productos prefabricados son una gran opción. No obstante, no están obligados a advertir a los usuarios sobre el peligro que representa para su salud el consumo frecuente de esta clase de alimentos. Por ley, algunos alimentos deben tener en su etiqueta una lista de ingredientes, aditivos y productos químicos con los que están preparados. Sin embargo, en otros casos, por ejemplo, no dice que un croissant que se encuentra congelado desde hace semanas y estaba lleno de aditivos no puede ser vendido como “fresco al horno”.

¿Alguna vez has investigado un poco sobre los compuestos de lo que comes? Seguramente, si empiezas a indagar sobre los componentes de los alimentos prefabricados, te vas a dar cuenta de lo peligrosos que son para tu salud.

 

El oscuro secreto de la industria alimentaria. No querrás volver a comer comidas prefabricadas ~ Nueva Mentes.

Anuncios