EE UU pide a la población que tome un #fármaco para prevenir el #sida que tiene GRAVES EFECTOS #ADVERSOS

Tras años de estudios, de controversias y de las aprobaciones oficiales de rigor –largas y burocráticas-, el Centro para el Control de las Enfermedades (CDC, siglas en inglés) ha emitido esta semana nuevas recomendaciones para la prevención del sida y ha aconsejado a la población de alto riesgo que tome el fármaco conocido por el nombre comercial de Truvada para reducir las probabilidades de infectarse con el virus del VIH.

El CDC recomienda que deberían medicarse para evitar un potencial contagio, los gais o bisexuales que practican sexo sin prervativo; los heterosexuales con parejas de alto riesgo de contraer la enfermedad –drogadictos por vía intravenosa u hombres bisexuales que tienen relaciones sexuales sin protección-; quienes mantengan relaciones sexuales con una persona infectada; y todo aquel que comparta jeringuillas o sea drogodependiente por esa vía.

La recomendación del CDC llega casi cuatro años después de que la revista New England Journal of Medicine publicase en noviembre de 2010 los resultados de un estudio clínico de tres años (financiado por el Instituto Nacional de Salud de EEUU, NIH, siglas en inglés) que anunciaba la pronta llegada de un tratamiento que podía reducir el riesgo de contagio de VIH en más de un 90%. Comercializada bajo el nombre de Truvada para el tratamiento, la píldora había sido sintetizada en 2004 por Gilead Sciences, el mayor productor mundial de medicamentos contra el SIDA, y usada en combinación con otros retrovirales como tratamiento fundamental en personas que viven con sida.

Entonces, el NIH llegó a la conclusión de que Truvada no solo trataba el virus en personas ya infectadas sino que prevenía que gente sana se contagiara. Los investigadores etiquetaron el tratamiento con el nombre de “profilaxis previa a la exposición”, en término abreviado: PrEP. Para bien o para mal, no fueron pocos quienes lo denominaron “el nuevo condón”.

En 2012, la FDA (la Agencia del Medicamento de EEUU, siglas en inglés) aprobaba Truvada para su consumo y definía el fármaco –una pastilla azul- como una combinación de los antirretrovirales tenofovir y emtricibatine. Aquella fue la primera vez que los asesores de salud del Gobierno de EEUU respaldaban administrar un medicamento antiviral a las personas sanas expuestas al VIH a través de relaciones sexuales o drogas intravenosas. Aquel día de noviembre de 2010 en que el NIH anunció los resultados de laboratorio de la PrEP, el equipo investigador recibió una llamada de felicitación del presidente de EEUU, Barack Obama y la revista TIME situaba PrEP en el número uno de las innovaciones médicas de ese año.

Desde entonces hasta ahora se ha recorrido un largo camino en el que la comunidad médica ha parecido ser reacia a recetar Truvada –en general, no tiene buena acogida prescribir medicinas a gente sana- y los críticos del medicamente han cuestionado su seguridad, eficacia y precio (13.000 dólares al año, 9.500 euros) y han acusado al Gobierno de conspirar con las grandes compañías farmaceúticas a costa de la salud pública.

Truvada puede reducir el riesgo de infección en más de un 90% en personas que lo toman diariamente

Para los científicos del CDC, Truvada es un gran paso adelante después de comprobar que tras más de 30 años de aconsejar el uso de los preservativos para evitar el contagio las cifras de infectados han permanecido casi inamovibles en la última década, con 50.000 casos nuevos cada año. Nada apunta a que los homosexuales vayan ahora a usar el tratamiento de Truvada pero es un nuevo camino abierto frente al hecho de que cada vez son más los gais que mantienen relaciones sexuales sin protección (un 20% más en 2011 que en 2005).

Uno de los temores que tienen las autoridades sanitarias es que la población en riesgo deje de usar los preservativos ante la existencia de Truvada. El CDC recomienda en su anuncio de esta semana que se sigam usando profilacticos, ya que Truvada no protege contra otras enfermedades de transmisión sexual como la sífilis o la gonorrea. En cualquier caso, como apuntan los expertos, la gonorrea y la sífilis se curan con antibióticos pero el VIH dura de por vida y su degeneración en enfermedad es mortal si no se trata.

Sin embargo, hoy como hace cuatro años, AHF (AIDS Helthcare Foundation), la mayor organización de lucha contra el sida del mundo, sigue vaticinando una “catástrofe en la salud pública” y ha calificado las directivas del CDC como “uno de los capítulos más vergonzosos” en la historia del organismo. En opinión de esta fundación, lo que se esconde detrás es la maniobra de una porderosa farmeceútica para que gente joven y sana compre una medicación que no necesita.

Sin embargo, OUT, revista enfocada a la población homosexual, se preguntaba en un artículo de finales del año pasado si Truvada era la solución que la comunidad gay estaba esperando al VIH. Cierto es que el título del artículo resultó polémico –“¿Es este el nuevo condón?”– pero la conclusión era que, tomada una vez al día la píldora azul, Truvada podía prevenir el VIH de forma segura y la proporcionan la mayoría de los seguros de salud. Otra interrogante sería por qué, entonces, “tan pocos gais la toman”, apuntaba OUT.

 

TRUVADA TIENE GRAVES EFECTOS ADVERSOS

DEL PROPIO SITIO DEL FÁRMACO http://www.truvada.com/truvada-side-effects

Truvada, puede causar efectos secundarios graves:

  • El exceso de ácido láctico en la sangre (acidosis láctica), que es una emergencia médica grave. Los síntomas de la acidosis láctica incluyen debilidad o estar más cansado que, dolor muscular inusual costumbre, falta de aliento o respiración rápida, náusea, vómitos, dolor de estómago-zona, manos frías o azules y los pies, sensación de mareo o aturdimiento, y / o rápido o latidos anormales del corazón.
  • Problemas hepáticos graves. Su hígado pueden llegar a ser grandes y tiernos, y que pueden desarrollar grasa en su hígado. Los síntomas de problemas hepáticos incluyen la piel o la parte blanca de los ojos se torna amarilla, orina oscura “del color del té”, heces de color claro, pérdida del apetito durante varios días o más, náuseas y / o dolor de estómago-zona.
  • Usted puede ser más propenso a contraer acidosis o hepáticos graves problemas láctico si usted es mujer, tiene sobrepeso (obesidad), o ha estado tomando TRUVADA® durante mucho tiempo. En algunos casos, estas condiciones graves han conducido a la muerte. Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si presenta cualquier síntoma de estas condiciones.
  • El empeoramiento de la infección de la hepatitis B (VHB). Si usted también tiene el VHB y tomar Truvada, su hepatitis puede empeorar si deja de tomar TRUVADA®. No deje de tomar TRUVADA® sin antes consultar con su profesional de la salud. Si su médico le dice que deje de tomar TRUVADA, tendrán que vigilarán muy de cerca durante varios meses para controlar su salud. Truvada no está aprobado para el tratamiento del VHB.

Si su profesional médico le recetó TRUVADA® para ayudar a reducir el riesgo de contraer infección VIH-1, usted también debe saber:

  • Usted debe ser VIH negativo antes de empezar a tomar TRUVADA® para reducir el riesgo de contraer el VIH-1. Debe hacerse la prueba para asegurarse de que usted no lo tiene infección VIH-1. No tomar Truvada para reducir el riesgo de contraer el VIH-1, a menos que haya confirmado que son VIH negativo.
  • Muchas pruebas de VIH-1 pueden faltar infección VIH-1 en una persona que se ha convertido recientemente infectados. Si usted tiene síntomas de gripe, podría recientemente se han infectado con el VIH-1. Dígale a su profesional médico si ha tenido una enfermedad similar a la gripe en el último mes antes de comenzar TRUVADA® o en cualquier momento mientras esté tomando TRUVADA®. Los síntomas de una nueva infección por VIH-1 incluyen cansancio, fiebre, dolores musculares o articulares, dolor de cabeza, dolor de garganta, vómitos, diarrea, erupción cutánea, sudoración nocturna, y / o en los ganglios linfáticos agrandados en el cuello o la ingle.
  • Sólo tomando TRUVADA® no puede evitar que usted contraiga el VIH-1. Usted debe continuar usando las prácticas de sexo seguro mientras esté tomando TRUVADA® para reducir su riesgo de contraer el VIH-1. Para reducir aún más el riesgo de contraer el VIH-1:
    • Hágase la prueba para otras infecciones de transmisión sexual. Otras infecciones que sea más fácil para el VIH-1 para infectar a usted.
    • Información y apoyo para ayudar a reducir el comportamiento sexual de riesgo.
    • Tener menos parejas sexuales.
    • No te pierdas ninguna de las dosis de Truvada. Omitir dosis pueden aumentar su riesgo de contraer infección VIH-1.
  • Usted debe permanecer VIH negativos que seguir tomando TRUVADA® para reducir su riesgo de contraer el VIH-1:
    • Conozca su estado de VIH-1 y la condición de VIH-1 de sus socios.
    • Hágase la prueba del VIH-1 por lo menos cada 3 meses o cuando su médico le dice.
    • Si usted piensa que ha estado expuesto al VIH-1, dígale a su profesional médico de inmediato.
  • Si se queda el VIH-1 positivo, necesita más medicamento que TRUVADA® solo para tratar. TRUVADA® VIH-1 en sí no es un tratamiento completo para el VIH-1.
    • Si usted tiene el VIH-1 y tomar sólo TRUVADA®, el VIH-1 puede llegar a ser más difícil de tratar.
Anuncios