Ecografías – Más potentes, más peligrosas, poco éticas Por Jean Robinson AIMS Journal, Winter 1999/2000, Vol 11 No 4

Cuando el profesor Stuart Campbell dice que está preocupado por la forma en la ecografía se está utilizando en los niños no nacidos que debemos escuchar. Hasta ahora ha sido el gran apologista y defensor – muy citado en la prensa diciendo que se ha utilizado en millones de bebés y no hay evidencia de daño (una afirmación que pretende ha cuestionado fuertemente, por supuesto.)

Sin embargo, recientemente, y el Dr. Platt su co-editor de una revista especializada en la ecografía se enfrenta a un dilema. [1] Se presentaron dos estudios sobre embriones humanos tempranos, y las formas más potentes de ultrasonido – se habían utilizado – Doppler pulsado y color. [2,3] Estos crean intensidades muy superiores a las exploraciones normales. Y, como ya sabemos, cuando se introduce la sonda en la vagina, como en este caso, la ecografía no tiene que ir a través de la pared del abdomen, que absorbe parte de la energía. La revista había publicado anteriormente estudios en los que se utilizó el Doppler pulsado en 11-14 semanas de gestación, pero cuando todo se redujo a 10 semanas parece los editores comenzaron a preocuparse.

Los editores admiten que hay “una grave falta de datos experimentales sobre los efectos sobre el feto de color y Doppler pulsado cuando se realiza por vía transvaginal, en el primer trimestre.” (De hecho, no hay información suficiente sobre los efectos a largo plazo sobre el embrión humano o el feto de la exposición de ultrasonido a través de la vagina de la madre o de la exposición a color y Doppler pulsado en cualquier etapa del embarazo). Y estos eran utilizados antes de los 10 semanas de gestación, cuando los órganos ni siquiera se formaron. Tenga en cuenta que se trataba de investigaciones no terapéuticas – no había manera de que iba a beneficiar a las madres o los bebés afectados.

¿Sería ético para la revista para publicar los estudios? Consultaron su gran consejo editorial internacional. Dos miembros pensaron que tal investigación sólo debe hacerse si la mujer iba a tener un aborto. Un tercer acuerdo, pero dijo Doppler podría utilizarse si era de utilidad clínica demostrada.

Pero en ese caso, dijo que los editores, ¿cómo harían los médicos capaces de averiguar si los primeros estudios podían predecir futuros problemas en el embarazo? (No es que no hay ningún tratamiento temprano para este tipo de problemas, por supuesto, aunque se pueden predecir, y el historial de beneficios de la ecografía posterior es pobre, como nuestros lectores sabrán)

Por tanto, los editores han desarrollado una “política ética” para su futura publicación. Incluye “el consentimiento informado del paciente” – y la hoja de información del paciente debe ser enviado a la revista. Podemos sugerir que en realidad publicar la información para que todos podamos verlo? Dado que no es, por el momento no hay información sobre lo que sucede a los niños expuestos como diminutos embriones a las formas más potentes de ultrasonido de diagnóstico, será interesante ver cómo son las mujeres que se les diga. Está lejos de ser tranquilizadora para ver una pieza en la misma edición por Chervenak (uno de la junta editorial) y McCullough, ambos expertos de ultrasonido, simplemente diciendo “Las mujeres embarazadas deben tener la seguridad de que los niveles de potencia sólo apropiados serán utilizados en los estudios de ultrasonido Doppler fetal . También deben ser informados de que no hay riesgos documentados para el feto en tales niveles de potencia, que la investigación puede beneficiar a su feto o ella “. [4] Adecuado para qué y para quién? Como miembro veterano de tres comités de ética de investigación que no sé si sentirme sorprendido por su ignorancia o sorprendido por su descaro.

La investigación debe ser también aprobado por un comité de ética, dicen los editores. Pero eso es un procedimiento estándar en cualquier revista médica de buena reputación de todos modos. Los dos estudios se publican fueron aprobados por los comités de ética locales en Finlandia y Filadelfia, cuyos miembros ahora tienen huevo en sus rostros. En el futuro la información proporcionada a la comisión de ética en la seguridad también debe ser presentado a la revista Así que ¿cómo es que no pidieron toda esta información antes de la publicación de los dos estudios? Le sugerimos que publican esa información también, especialmente ya que la interpretación de los consumidores de riesgo a menudo difiere de profesor Campbell. [5]

Su futura política también incluye insistiendo en que el equipo debe mostrar los límites de seguridad para el índice térmico (TI) – la cantidad de tejido se puede calentar – y el índice mecánico (MI) – que se refiere a la fuerza que puede causar burbujas de gas que se formada, dañe al tejido corriente y posiblemente – y podrían mostrar efectos de la presión de la radiación. El embrión se somete a una fuerza de avance cada vez que un pulso pasa a través de él. Como físico médico Dr. Frances Pato señala, la ecografía Doppler de diagnóstico provoca la exposición más alta que las exploraciones normales, y puede calentar el tejido blando. [4] (De muchos estudios en humanos y animales sabemos que temperaturas elevadas pueden causar anormalidades.)

De hecho, la TI ya se sabe que es insuficiente, ya que no calcula lo que ocurre con los tejidos cercanos al transductor. Cuando se utiliza un equipo de ultrasonido en el oesophogaus, los transductores tienen un mecanismo de desconexión si se calientan demasiado. Sondas vaginales no.

Frances Pato ya había advertido de que las normas revisadas permitidos ya que por la FDA desde principios de 1990 no impiden la venta de máquinas excesivamente poderosos. [6] Y ahora no sé ni lo poderosos que son. La potencia de ultrasonidos se mide por las olas que crea en agua. Después de un cierto punto el agua se satura así mayor potencia no es simplemente medibles por este método.

El código de ética futuro de la revista también insiste en que los tiempos de exposición deben basarse en el principio ALARA (tan bajo como sea razonablemente posible) y que los tiempos de exposición se debe dar. No encontramos este tranquilizador. Un técnico radiólogo utilizará la menor exposición y rápida de ir de rayos X de un feto – pero no de rayos X del feto en absoluto a menos que sea absolutamente necesario. Tenga en cuenta que no había grupo de control no expuesto en ningún estudio, y no hay planes se menciona para el seguimiento de los niños.

Lo que encontramos sorprendente es que ninguno de los estudios nos dice cuántos de los bebés nacieron vivos, y en qué condiciones.

48 mujeres fueron estudiados en América; 60% de ellos había tenido la ovulación inducida. Tenían ultrasonidos en 4-5 semanas, y luego cada dos semanas hasta 13-14 semanas. Diez embarazos abortados antes de las 13 semanas de haber estado involucrado en 27 estudios, y las 38 mujeres restantes tenido 145 exámenes. Nos dicen los que sobreviven 38 embarazos “progresaron a término sin ninguna complicación fetal significativa o anomalía detectada”. Por lo que sabemos los bebés podrían estar muertos, pero “normal”. Qué extraño que los editores no requerían datos finales más detallada de dicho estudio meticuloso de los primeros latidos del corazón del feto. Los autores muestran que los bebés que abortos espontáneos eran menos propensos a mostrar la actividad de la válvula cardíaca temprana. Fueron estos embarazos destinados a terminar, o eran los bebés más vulnerables a la ecografía?

En el estudio de Ouolu, Finlandia, los investigadores analizaron el desarrollo del saco vitelino en 16 mujeres que tenían exámenes en 5, 7, 8 y 10 semanas. Comenzaron con 20, pero cuatro fueron excluidos debido a que dos embarazos fueron fuera del útero, uno era anembriónico y uno era aneuploides. (No se nos dice en qué momento se han detectado el embrión o el cromosoma faltante anormalidad.) La única información que tenemos sobre los resultados en el resto es “El curso y el resultado de todos los embarazos fueron sin complicaciones.” Por lo tanto – se fueron a término, ¿cuáles fueron sus puntuaciones de Apgar, hicieron que pasan tiempo en cuidados intensivos, se que nacen vivos, son todavía vivo? Después de que nos proporciona abundante información sobre el flujo de sangre en el saco vitelino, seguramente los autores podrían sobra una oración que nos diga qué pasó con los bebés, y es sorprendente la revista no lo requiere.

No hay duda de que estos estudios pueden llegar a interesante información científica. La pregunta es, ¿qué precio tendrá algunas madres y bebés de estar pagando para ofrecer – y ¿cómo podemos saber nunca, cuando es sólo los consumidores impotentes que quieren saber?

Es significativo que uno de los estudios se realizó en mujeres que habían tenido un tratamiento de fertilidad. Es en este grupo que las sondas transvaginales y estudio ultrasónico de embriones comenzaron – estas mujeres estaban más que dispuestos a estar de acuerdo con las investigaciones que pensaban podría ayudar y darles una indicación temprana del embarazo. ¿Es coincidencia que el resultado de estos embarazos – el más seguido de todos – es tan pobre, con un alto índice de ambas anomalías y muertes?

Jean Robinson

Anuncios