Cosas que el #Pediatra #olvidó mencionarte…

PS012034

por el Dr. Robert Maldelsohn

 

  • Por lo menos un 95 °/o de las molestias que afectan a los chicos se curarán por sí solas y no necesitan atención médica.
  • Demasiado a menudo, el riesgo de intervenciones médicas descuidadas o innecesarias es mayor que los peligros de la misma enfermedad.
  • Los pediatras pasan Ja mayor parte de su tiempo tratando angustias paternas. Rara vez el niño precisa tratamien­to aunque de todas formas lo recibe, sujetándose a las consecuencias, y en este caso el aliviado es el padre. Esto es debido a que la mayor parte de los médicos creen que los padres exigen o por lo menos anticipan, que el doctor hará algo por el chico. Lo que realmente necesitan los padres preocupados es la seguridad de que sus hijos no precisan tratamiento,cuando no están verdaderamente en­fermos. Muchos médicos no se toman el tiempo de tran­quilizar a los padres; es más rápido y fácil garabatear una prescripción para el niño.
  • La Madre Naturaleza, madres y abuelas.— sí, aún los pa­dres y abuelos — son los mejores médicos a mano, porque no comparten la compulsión típica del médico por inter­ferir con los esfuerzos y capacidades del cuerpo para auto-curarse.
  • Por lo menos un 90 ^o de las drogas prescriptas por el pediatra son innecesarias y un riesgo costoso para el niño que las toma. Todas las drogas son tóxicas y, en conse­cuencia, peligrosas de por sí. Más allá de eso, el uso exce­sivo de drogas por prescripción durante la infancia podrá generar la creencia de que existe “una píldora para cada enfermedadEsto podrá inducir al niño a buscar solucio­nes químicas para los problemas emocionales en su vida futura.
  • Por lo menos un 90 °/o de las operaciones infantiles son innecesarias, exponiendo sin necesidad a un riesgo mortal

por la misma cirugía, por la anestesia, o por las infeccio­nes contraídas en el hospital, un medio ambiente inesca- pablemente repleto de gérmenes.

  • La mayor parte de los pediatras ha recibido poca o ningu­na instrucción sobre los fundamentos de la nutrición o farmacología; en las escuelas médicas es poco el énfasis puesto en estos temas vitales. Los pacientes sufren debido a la ignorancia del pediatra sobre el impacto de la dieta y los peligros y efectos colaterales de las drogas que pres­cribe.
  • padres necesitan saber cuándo llamar al doctor, y qué pueden hacer, sin la intervención del médico, para refor­zar la capacidad de autocura del cuerpo cada vez que el niño lo necesita.
Anuncios