FULL PAPER : Un estudio de dos fases evaluar la relación entre la administración de #vacunas que contienen #tiomersal y el riesgo para un diagnóstico de trastorno de espectro de #autismo en los Estados Unidos. Translational Neurodegeneration 2013, 2:25

David A Geier 1, Brian S Hooker2, Janet K Kern13, Paul G King4, Lisa K Sykes4 y Mark R Geier1 *

Autor afiliaciones

1 El Instituto de enfermedades crónicas Inc 14 Redgate Dr, Silver Spring, MD, USA

2 Universidad de Simpson, Redding, CA, USA

3 Universidad de Texas Southwestern Medical Center en Dallas, Dallas, TX, Estados Unidos

4 CoMeD Inc, Silver Spring, MD, USA

Neurodegeneración traslacional 2013, 2: 25 1186 / 2047-9158-2-25

La versión electrónica de este artículo es el completo y puede ser encontrada en línea en: http://www.translationalneurodegeneration.com/content/2/1/25

Recibido: 12 de octubre de 2013
Aceptado: 16 de diciembre de 2013
Publicado: 19 de diciembre de 2013

© 2013 Geier et al.; licenciatario BioMed Central Ltd.

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Creative Commons Attribution License (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0), que permite uso irrestricto, distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que es citada correctamente la obra original. La renuncia de Creative Commons Public Domain dedicación (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos facilitados en el presente artículo, a menos que se indique lo contrario.

Resumen

Fondo

Trastorno del espectro autista (TEA) es definido por criterios estandarizados de deficiencias cualitativas en la interacción social, las deficiencias cualitativas en la comunicación y los patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos y estereotipados. Un número significativo de niños diagnosticados con Tea sufre una pérdida de habilidades adquiridas anteriormente, cual es sugestivo de neurodegeneración o un tipo de encefalopatía progresiva con carácter patógeno etiológico que ocurren después del nacimiento. Hasta la fecha, la etiología de la ASD sigue siendo objeto de debate, sin embargo, muchos estudios sugieren la toxicidad, especialmente de mercurio (Hg), en individuos diagnosticados con una comunicación Interauricular. El presente estudio evaluó las preocupaciones sobre los efectos tóxicos de la exposición orgánica-Hg de timerosal (49.55% Hg por peso) en las vacunas de la infancia mediante la realización de un dividido en dos fases (comprobación de hipótesis/generación de hipótesis) estudio con exposición documentada a diferentes niveles de timerosal de las vacunas.

Métodos

Una hipótesis generando estudio cohorte fue realizada para evaluar la relación entre la exposición a orgánico-Hg de una vacunas que contienen tiomersal difteria-tétanos–tos ferina acelular (DTaP) en comparación con una vacuna DTaP timerosal administrada, desde 1998 hasta 2000, por el riesgo de Tea como se informó en la base de vacuna adversos evento informes sistema (VAERS) (fase I). Una hipótesis de estudio de caso – control de la prueba se realizó para evaluar la relación entre la exposición orgánica-Hg de vacunas de hepatitis B que contienen tiomersal administradas a intervalos específicos en los primeros seis meses de vida entre los casos diagnosticados con una comunicación Interauricular y controles nacidos entre 1991 y 1999 en la base de datos de seguridad de la vacuna Datalink (VSD) (fase II).

Resultados

En la fase I, se observó que había una proporción significativamente mayor riesgo para la incidencia de ASD informó a raíz de la vacuna DTaP que contienen tiomersal en comparación con la vacuna DTPa timerosal. En la fase II, se observó que los casos diagnosticados con un ASD tuvieron significativamente más probabilidades que los controles para recibir aumento orgánico-Hg de vacuna de hepatitis B que contienen tiomersal administrada en el primero, segundo y sexto mes de vida.

Conclusiones

La vacunación rutinaria de la infancia es una herramienta importante de salud pública para reducir la morbilidad y la mortalidad asociada a enfermedades infecciosas, pero el actual estudio proporciona nueva evidencia epidemiológica apoya una asociación entre el aumento de exposición orgánica-Hg de vacunas que contienen tiomersal y el consiguiente riesgo de un diagnóstico ASD.

Palabras clave:

Autismo; Ethylmercury; Merthiolate; Timerosal; Tiomersal; Vacuna

Fondo

En las últimas dos décadas, ha aumentado drásticamente la prevalencia de los individuos diagnosticados con trastorno del espectro autista (TEA) [1] y actualmente en por lo menos 1 en 88 niños son diagnosticados con Tea en los Estados Unidos [2]. ASD es definida por criterios estandarizados de deficiencias cualitativas en la interacción social, las deficiencias cualitativas en la comunicación y restringido y patrones de comportamiento, intereses y actividades estereotipados [3]. Aunque estas características definen una comunicación Interauricular, investigaciones recientes han descrito muchos salud, físico o mental condiciones co-mórbidas consistentemente asociadas con un ASD como trastornos gastrointestinales, incontinencia, problemas de sueño, trastornos de la alimentación, problemas de conducta y problemas de procesamiento sensorial [4].

En aún más teniendo en cuenta la presentación clínica inicial de ASD, un número significativo de niños diagnosticados con Tea sufre una pérdida de habilidades previamente adquiridas entre 6 y 18 meses de edad con una incidencia estimada de regresión entre individuos diagnosticados con ASDs oscilan entre 15% a más del 62% de todos los casos [5]. La importancia de la pérdida de la función neurológica en los pacientes diagnosticados con un Tea entre 6 y 18 meses de edad, como se observa en los niños afectados que han retrocedido, postnatal es este fenómeno es sugestiva de neurodegeneración o un tipo de encefalopatía progresiva con el carácter patógeno etiológico que ocurren después del nacimiento [5]. Hasta la fecha, la etiología de la ASD sigue siendo objeto de debate. Sin embargo, muchos estudios sugieren la toxicidad en individuos diagnosticados con un ASD [6]. Más específicamente, la evidencia reciente sugiere que Mercurio (Hg) puede ser ya sea un factor causal en o contribuyen a la patología del cerebro en ASD, posiblemente trabajar sinérgicamente con otros compuestos tóxicos o patógenos para producir la patología cerebral anormal observado en los pacientes diagnosticados con un Tea [7].

HG es un metal pesado que es generalizado y persistente en el medio ambiente, y los recién nacidos en los Estados Unidos están expuestos a niveles significativos de Hg ambiental a través del aire, agua y la leche materna [8]. Además de la exposición ambiental Hg y exposiciones maternales de la madre carga corporal Hg, ingestas dietéticas y productos farmacéuticos que contienen Hg administrados a la madre mientras el niño está desarrollando en el útero e inyectado orgánico-Hg desde que contienen tiomersal vacunas que han sido y, en muchos países, siguen siendo una fuente importante de exposición Hg para muchos bebés durante los primeros seis meses de vida.

Tiomersal es un compuesto orgánico-Hg (49.55% peso de Hg) añadido a las vacunas como conservante, normalmente en concentraciones de 0.005% al 0.01% (12,5 µg Hg o 25 μg Hg por dosis de vacuna de 0.5 mL) [9]. Timerosal es sabido que disocian rápidamente en cloruro de etilo-Hg, hidróxido de etilo-Hg y thiosalicylate de sodio en soluciones salinas. Como resultado de la adhesión a la vacunación de rutina recomendadas en la niñez horario en los Estados Unidos durante los noventa niños han estado expuesto a dosis del bolo de Hg nominalmente desde 12,5 µg de Hg a 62.5 µg Hg que colectivamente sumaban nominalmente 200 μg Hg de vacunas que contienen tiomersal durante los primeros seis meses de vida (3 difteria, tétanos y tos ferina las vacunas con 25 μg Hg por dosis + 3 Haemophilus influenzae tipo B las vacunas con 25 μg Hg por dosis + 3 vacunas contra la hepatitis B con 12,5 µg Hg por dosis + 1 vacuna contra la influenza con 12,5 µg Hg por dosis, > 50% de toda exposición Hg al considerar fuentes ambientales de Hg). Este patrón de dosificación continúa sin tregua en muchos países en desarrollo hasta la actualidad. Por otra parte, a pesar de una llamada para la eliminación del timerosal de todas las vacunas en los Estados Unidos el 07 de julio de 1999 por la Academia Americana de Pediatría y servicio de salud pública de los Estados Unidos [10], muchos niños en los Estados Unidos continúan recibiendo dosis significativas de Hg de la administración de las vacunas antigripales que contienen tiomersal rutinariamente recomendada (donde más del 50% de todas las dosis de vacuna contra la influenza continúan contener 0,01% timerosal) a las mujeres embarazadas, bebés y niños pequeños [9].

El propósito del presente estudio fue evaluar las preocupaciones sobre los efectos tóxicos de la exposición orgánica-Hg de timerosal en las vacunas de la infancia mediante la realización de un estudio de dos fases con exposición documentada a diferentes niveles de timerosal de las vacunas. En la primera fase, una hipótesis generando estudio fue emprendida para evaluar la relación entre la exposición a Hg orgánico de una vacunas que contienen tiomersal difteria-tétanos–tos ferina acelular (DTaP) en comparación con una vacuna DTaP timerosal para el riesgo de ASD en la base de vacuna adversos evento informes sistema (VAERS) (fase I). En la segunda fase, una hipótesis en estudio la prueba se realizó para evaluar la relación entre la exposición orgánica-Hg de vacunas que contienen tiomersal hepatitis B administrada en intervalos específicos y el riesgo de ASD en la base de datos de seguridad de la vacuna Datalink (VSD) (fase II).

Métodos

Fase I (generación de hipótesis) – base de datos de VAERS

El VAERS es una base de datos epidemiológico que se ha mantenido conjuntamente por los centros para el Control de enfermedades y prevención de enfermedades (CDC) y US Food Drug Administration (FDA) desde 1990 como una herramienta de vigilancia para evaluar la seguridad de las vacunas. Eventos adversos específicos después de la vacunación están obligados a informar a esta base de datos según el mandato de la ley, pero otros efectos adversos que ocurren tras la administración de la vacuna se divulgan pasivamente a VAERS. El grupo de trabajo de VAERS del CDC ha reconocido anteriormente que menos del 5% de los totales eventos adversos reportados a VAERS son registrado por los padres. Determinados eventos adversos graves y muertes a VAERS se seguimiento por la CDC/FDA. El VAERS Working Group de la FDA y los CDC han analizado repetidamente y publicó estudios epidemiológicos basados en VAERS [11,12].

El grupo de trabajo de VAERS señala que VAERS es fácil de usar, flexible por diseño y los datos están disponibles de manera oportuna, pero también advierte que las limitaciones potenciales pueden incluir error sistemático debido al subregistro, informes erróneos, múltiples frecuentes exposiciones, múltiples resultados y falta de precisión denominadores. Además, al evaluar los datos de VAERS, es importante señalar que, para cualquier evento divulgado, no se ha establecido ninguna relación de causa y efecto. VAERS está interesado en todas las asociaciones posibles entre las vacunas y los eventos adversos. Por lo tanto, VAERS recopila información sobre cualquier evento adverso después de la vacunación, ya sea coincidente o verdaderamente causada por una vacuna [11,12].

Un análisis de la VAERS actualizada a través de 12 de junio de 2013 se realizó utilizando la interfaz de computadora CDC maravilla (http://wonder.cdc.gov/vaers.html webcite). Este portal proporciona un método directo para investigadores independientes analizar rápidamente los datos actualizados de VAERS.

Determinación de la población en riesgo

La población de riesgo incluye los lactantes que recibieron las vacunas que contienen tiomersal DTaP fabricadas por laboratorios Pfizer\Wyeth-Lederle (ACEL-IMMUNE ™) o vacunas DTaP timerosal fabricadas por GlaxoSmithKline (INFANRIX ™), los cuales fueron administrados en Estados Unidos desde 1998 hasta 2000.

Determinar los resultados

El VAERS era buscado ASD informes de eventos adversos con síntomas resultado del autismo (código VAERS: 10003805) y trastorno del espectro autista (código VAERS: 10063844) entre aquellos con un estado especificado de residencia en los Estados Unidos. Entre los eventos adversos informes identificados, sólo aquellos asociados con las vacunas que contienen tiomersal DTaP fabricadas por laboratorios Pfizer\Wyeth-Lederle (código VAERS: 234) o dosis de la vacuna DTaP timerosal fabrican por GlaxoSmithKline (código VAERS: 286) administrada en los Estados Unidos desde 1998 hasta 2000 fueron examinados en el presente estudio. En general, se determinó que había que un total de 38 eventos adversos ASD informó a VAERS siguientes dosis de vacunas que contienen tiomersal DTaP fabrican por laboratorios Pfizer\Wyeth-Lederle y un total de 17 eventos adversos ASD informó a VAERS después de dosis de vacunas DTaP timerosal fabricadas por GlaxoSmithKline. Estos números fueron utilizados como los numeradores en fase I.

Determinación de la exposición

Los productos biológicos vigilancia resúmenes (BSS) de los CDC, que se desglosan por fabricante de vacunas, se utilizaron para determinar el número neto de dosis de vacunas distribuidas (este número resta el número de dosis devueltos al fabricante del número total distribuido) (comunicación personal de Lisa Galloway del CDC en 23 de mayo de 2002). La BSS aplicable registrados un total de 14,794,210 número neto de dosis de la vacuna DTaP timerosal fueron distribuidos desde 1998 hasta el año 2000 y se distribuyeron un total de 16,335,650 Número neto de dosis de la vacuna DTaP que contienen tiomersal desde 1998 hasta 2000. Estos números fueron utilizados como los denominadores en fase I.

Análisis estadísticos

Prueba exacta de Fisher contenida en el paquete de software estadístico StatsDirect (versión 2.7.8) fue utilizada para el análisis estadístico, y era considerado un p-valor bilateral < 0.05 a ser estadísticamente significativa. Una comparación de la frecuencia de eventos adversos ASD informado a VAERS por la cantidad neta total de dosis para cada tipo de vacuna se completó. La hipótesis nula fue que, independientemente del contenido de timerosal de las vacunas en estudio, se celebraría una frecuencia similar de eventos adversos ASD informados a VAERS por la cantidad neta total de dosis para cada tipo de vacuna.

Base de datos (comprobación de hipótesis) II VSD de fase

Empleada el protocolo del estudio fue aprobado por el CDC, la Junta institucional de revisión (IRB) de Kaiser Permanente al noroeste (KPNW) y el IRB de Kaiser Permanente Northern California (KPNC). Los datos fueron analizados en el centro de datos seguro de investigación del centro nacional para estadísticas de salud en Hyattsville, MD. Las opiniones expresadas en este estudio no necesariamente reflejan aquellos de los CDC o aquellos de Kaiser Permanente.

Determinación de la población en riesgo

Se examinaron una cohorte de niños matriculados en el proyecto de comunicación Interventricular (actualizado hasta el final del año 2000) de KPNW, Kaiser Permanente Colorado (KPC) y KPNC utilizando el software de SAS ®. El proyecto VSD fue creado en 1991 por el programa nacional de inmunización (NIP) de los CDC y VSD métodos fueron descritos previamente [1315]. La información del proyecto enlaces evento médico, vacuna específica historia y seleccionada información demográfica de las bases de datos computarizadas de varias de las HMO. La cohorte examinada estaba compuesta por individuos con no-falta fecha de nacimiento, género no faltan, y estaba matriculado HMO a partir de su fecha de nacimiento.

Determinación de casos

Los archivos de resultados (diagnósticos de pacientes internos y ambulatorios) de esta población se revisaron entonces para encontrar la primera instancia de clasificación internacional de enfermedades, 9th revisión (ICD-9) diagnostica ASD (código ICD-9: 299.00). Si hay varias instancias del mismo diagnóstico en un niño, sólo la primera instancia fue contada. Además, para asegurar que el potencial para una asociación entre la exposición y el resultado, sólo individuos diagnostican con un ASD tras la administración de todas las vacunas bajo estudio se incluyeron en los presentes análisis como casos.

Un total de 307 casos diagnosticados con Tea (varones = 249, hembras = 58, proporción macho-hembras = 4.3:1) nacidos entre 1991 y 1999 fueron identificados. Estos individuos diagnosticados con Tea fueron evaluados para determinar su edad media de diagnóstico inicial de ASD y la desviación estándar de edad media de diagnóstico inicial de ASD (± 4,2 años 1,54).

Determinación de controles

Para identificar los controles sin un diagnóstico ASD que tendría sólo una mínima oportunidad de recibir tal diagnosis, controles tuvieron que se han inscrito continuamente desde su nacimiento por lo menos 7,29 años (edad media de diagnóstico inicial de ASD + 2 × desviación típica de la edad media de diagnóstico inicial de ASD). Aplicando este criterio seguimiento rindió un total de 25.632 controles sin un diagnóstico de Tea (varones = 13.110, hembras = 12.522, proporción macho-hembras = 1,05) nacidos entre 1991 y 1993.

Exposición de vacuna contra la hepatitis B

Luego fue revisado el archivo de vacuna de casos y controles para determinar las fechas exactas de la administración de vacunas de hepatitis B. Esos casos y controles no recibiendo ninguna dosis de vacuna contra la hepatitis B también se incluyeron en el presente estudio. En general entre los casos y controles, exposición Hg fue asignada como 12,5 µg orgánico-Hg por dosis para los que recibieron una vacuna pediátrica o 0 μg orgánico-Hg por dosis para los receptores combinados Haemophilus influenzae tipo b (Hib)-vacuna contra la hepatitis B o para aquellos que recibieron ninguna de las vacunas ya mencionadas.

Análisis estadísticos

Se utilizó la prueba exacta de Fisher contenida en el software SAS ® para análisis estadísticos, y un valor p bilateral < 0.05 era considerado estadísticamente significativo. En el primer caso – control grupo experimental (experimento I), los datos fue examinados para determinar la frecuencia de exposición a 12,5 µg orgánico-Hg de una vacuna contra la hepatitis B que contienen tiomersal en el primer mes de vida en comparación con la frecuencia 0 μg orgánico-HG de la vacuna contra la hepatitis B que contienen tiomersal en el primer mes de vida entre casos y controles. En el segundo caso – control grupo experimental (experimento II), examinaron los datos para determinar la frecuencia de recibir dos vacunas que contienen tiomersal por hepatitis B dentro de los primeros dos meses de vida o un total de 25 μg orgánico-Hg en comparación con la frecuencia recibe 0 μg orgánico-Hg de vacunas que contienen timerosal de hepatitis B en los dos primeros meses de vida entre casos y controles. En el tercer caso – control grupo experimental (experimento III), examinaron los datos para determinar la frecuencia de recibir tres vacunas que contienen tiomersal de hepatitis B dentro de los primeros seis meses de vida o un total de 37,5 μg orgánico-Hg en comparación con la frecuencia de recepción orgánica-0 µg Hg en el sexto primer meses de vida de la hepatitis B con vacunas que contienen timerosal entre casos y controles. Las hipótesis general nulas para cada uno de los grupos experimentales de caso – control examinados fue que no habría ninguna diferencia en la frecuencia de exposición a orgánico-Hg dosis de vacunas que contienen timerosal hepatitis B entre casos y controles.

Resultados

Fase I

Tabla 1 muestra la relación entre los eventos adversos ASD informado a VAERS tras la administración de la vacuna DTaP que contienen tiomersal en comparación con la vacuna DTaP timerosal. Se observó que había un 2.02-fold cociente de riesgo (p < 0,02) por la incidencia de ASD informó significativamente después de la vacuna DTaP que contienen tiomersal en comparación con la vacuna DTPa timerosal.

Tabla 1. A summary de timerosalconteniendo la administración de vacunas DTaP en comparación con timerosalla vacuna DTaP libre como factor de riesgo para los informes de eventos adversos ASD en el VAERS

Fase II

Tabla 2 muestra la relación entre los casos y controles se administra dosis crecientes de orgánicos-Hg de vacunas que contienen timerosal de hepatitis B en varios puntos específicos dentro de los primeros seis meses de vida. Se observó que los casos fueron significativamente más probabilidades (odds-ratio = 2,18, p < 0.00001) que los controles para recibir 12,5 µg orgánico-Hg de vacuna de hepatitis B que contienen tiomersal en comparación con 0 μg orgánico-Hg de la vacuna contra la hepatitis B que contienen tiomersal dentro del primer mes de vida. También se observó que los casos eran significativamente más probabilidades (odds-ratio = 2.11, p < 0.0001) que los controles para recibir 25 μg orgánico-Hg de vacunas que contienen timerosal hepatitis B en comparación con 0 μg orgánico-Hg de vacunas que contienen timerosal de hepatitis B en los primeros dos meses de vida. Finalmente, los casos fueron significativamente más probables (odds-ratio = 3,39, p < 0,001) que los controles para recibir 37,5 μg orgánico-Hg de vacunas que contienen timerosal hepatitis B en comparación con 0 μg orgánico-Hg de vacunas que contienen timerosal de la hepatitis B dentro de los primeros seis meses de vida.

Tabla 2. Un Resumen de materia orgánicaexposición al mercurio de timerosalque contienen administración de vacuna contra la hepatitis B entre ASD casos y controles en la base de datos de comunicación Interventricular

Discusión

El presente estudio evaluó la posible relación entre la exposición orgánica-Hg de vacunas que contienen tiomersal y ASD utilizando un diseño de dos fases del estudio. En la primera fase, se analizó la base de datos de VAERS para la generación de hipótesis, y reveló una asociación significativa entre la creciente exposición orgánica-Hg de administración de vacunas que contienen tiomersal DTaP en comparación con la vacuna DTaP timerosal para el riesgo de ASD. En la segunda fase, la base de datos VSD fue analizada para comprobación de hipótesis, y reveló que esos casos diagnosticados con un ASD eran significativamente mayor riesgo de exposición a dosis crecientes de orgánicos-Hg de vacunas que contienen tiomersal hepatitis B administradas en tres intervalos específicos dentro de los primeros seis meses de vida en comparación con los controles.

El método epidemiológico Global dividido en dos fases para evaluar la seguridad de las vacunas mediante el VAERS para la generación de hipótesis (fase I) y el VDV para pruebas (fase II) de hipótesis fue descrito previamente por los investigadores de los CDC y la FDA [1618]. Específicamente, estos investigadores describieron que los productos, tales como vacunas, que están destinadas a personas sanas, deben realizarse con un alto nivel de aseguramiento de la seguridad. Sin embargo, el estudio de los riesgos de la vacuna es más complejo que para productos terapéuticos debido a la exposición es prácticamente universal para muchas vacunas, asegurando la ocurrencia de la oportunidad de muchos resultados adversos en asociación temporal con las vacunas. Como resultado, estos investigadores describen un enfoque dividido en dos fases por primera identificación vacuna contra los riesgos de seguridad a través de informes VAERS (generación de hipótesis), y luego usar el VDV, un consorcio de organización de cuidado administrado, más rigurosamente evaluar riesgos asociada a la vacunación (comprobación de hipótesis).

Es interesante examinar los métodos específicos para evaluar la posible relación entre la exposición orgánica-Hg de vacunas que contienen tiomersal y el riesgo de ASD en cada una de las dos fases del presente estudio. En fase I, las diferencias en el contenido orgánico-Hg fuera evaluado específicamente basados en las diferencias en el contenido de timerosal de las vacunas DTaP dos diferentes fabricados por diferentes empresas (es decir, un timerosal usado como conservante y los otro 2-fenoxietanol usado). Aparte de la diferencia en el contenido orgánico-Hg basado en fabricante de vacunas, estas vacunas fueron similares, se recomienda para la administración a los niños de Estados Unidos en el mismo horario de la vacuna a los 2, 4 y 6 meses de edad [19].

Específicamente, en la fase II, se evaluaron diferencias en dosis acumulativas de orgánicos-Hg recibida a intervalos específicos durante el período infantil basado en las recomendaciones para la administración de vacunas de rutina hepatitis B amplias. En 1991, el Comité Asesor sobre prácticas de inmunización (ACIP) recomienda que los bebés deben recibir sus dosis de vacuna contra la hepatitis B como sigue: primera dosis entre el nacimiento y 2 meses de edad, de la segunda dosis entre 1 y 4 meses de edad y la tercera dosis entre 6 y 18 meses de edad [20].

Lo importante, dicho todo esto, es evidente que las diferencias en las exposiciones orgánico-Hg observaron en ambas fases del presente estudio no fueron el resultado de un pequeño grupo de niños que reciben las exposiciones anómalas a las vacunas. En cambio, en fase I, estas diferencias eran una función de la composición de la vacuna por fabricante de vacunas. Alternativamente, fase II evaluada diferentes niveles de exposición orgánica-Hg que resultó de las ventanas de variables recomiendan para la administración de vacunas contra la hepatitis B durante el primer año de vida.

Los resultados observados en el presente estudio también parecen ofrecer importantes potenciales biológicos mecanicistas penetraciones en la relación entre los efectos acumulativos y sincronización de orgánicos-Hg la exposición de las vacunas que contienen tiomersal y el riesgo de recibir un diagnóstico de ASD. Por ejemplo, los efectos de más tarde adicional exposición orgánica-Hg de la administración de una vacuna de segunda o tercera que contienen tiomersal hepatitis B no aumentaron el riesgo de recibir un diagnóstico de ASD de una manera dosis-proporcional (i.e., odds ratio para la segunda dosis de vacuna contra la hepatitis B que contienen tiomersal = 4 y odds ratio para la tercera dosis de la vacuna contra la hepatitis B que contienen tiomersal = 6). En cambio, el odds-ratio de recibir un diagnóstico ASD después de recibir dos dosis de vacuna de hepatitis B que contienen tiomersal (25 orgánica de μg-Hg) por dos meses de edad fue similar a la de recibir una dosis de hepatitis que contienen tiomersal (12.5 orgánica de μg-Hg) por un mes de edad. El odds ratio para recibir un diagnóstico ASD después de tres dosis de vacuna de hepatitis B que contienen tiomersal (37.5 orgánica de μg-Hg) se incrementó en comparación con los niños que reciben una o dos dosis de vacuna contra la hepatitis B que contienen tiomersal, pero el incremento observado fue significativamente por debajo de lo que podría esperarse desde una perspectiva acumulativa sin tener en cuenta la variable del tiempo de administración. Nuestra observación del odds-ratio está siendo modificado por el tiempo de exposición es consistente con las observaciones anteriores en relación con otros casos de intoxicación de Hg, en el cual la exposición temprana se asocia con efectos adversos más significativos (es decir, susceptibilidad de intoxicación Hg: fetos > niños > niños > adultos) [21].

Además, los resultados observados en el presente estudio apoyan la hipótesis de que un número significativo de niños diagnosticados con un ASD experiencia neurodegeneración o un tipo de encefalopatía progresiva con carácter patógeno etiológico que ocurren después del nacimiento. Este es el caso porque la fuente de exposición examinada en el presente estudio fue de vacunas que contienen tiomersal administradas entre el nacimiento y 6 meses de edad, y a sufrir una pérdida de habilidades previamente adquiridas entre 6 y 18 meses de edad se ha divulgado un número significativo de niños diagnosticados con un Tea [5]. Porque aquellos expuestos a vacunas que contienen timerosal tienen un riesgo mayor estadísticamente significativo de ser diagnosticado con una comunicación Interauricular, y porque la administración de vacunas que contienen timerosal examinados en este estudio se administró entre el nacimiento y 6 meses de edad, es válido para sugerir que un número significativo de individuos examinados en este estudio que fueron diagnosticados con un ASD sufrido neurodegeneración o un tipo de encefalopatía progresiva para que la base patógena etiológica fue la exposición a Hg orgánico de timerosal administrado como un componente de la vacuna.

Importante, muchos estudios recientes apoyan el papel biológicamente plausible de la exposición de las vacunas que contienen tiomersal orgánico-Hg en la patogenesia de ASD [9]. Los investigadores han analizado la distribución de Hg orgánico después de la administración de timerosal a los animales y los bebés. Por ejemplo, administración de timerosal imitando el horario de vacuna de Estados Unidos de los años noventa a macacos lactantes, los investigadores encontraron que niveles significativos de Hg estaban presentes en el cerebro (unos 40-50 piezas-por-millones), y una fracción significativa de la Hg estuvo presente como inorgánicos-Hg (alrededor de 16 piezas por millones) que se observó a declinar significativamente no 120 días después de la última dosis de timerosal [22]. Otros investigadores emprendieron otras evaluaciones de la especiación de mercurio presentan en tejidos de rata tras la administración de timerosal [23]. Curiosamente, estos investigadores observaron que la administración de timerosal resultó en niveles cerebral significativo de Hg con 63% presente en forma de inorgánicos-Hg, 13,5% como etil-Hg y, inesperadamente, 23,7% como metil-Hg.

Además, los investigadores observaron que la administración de vacunas que contienen tiomersal para lactantes humanos aumentó significativamente los niveles de Hg de sangre de los niños vacunados (con algunos bebés tienen sangre total Hg niveles superiores a los límites de seguridad establecidos por la Agencia de protección ambiental de nosotros) y también aumentó significativamente los niveles de los bebés vacunados pelo etil-Hg (con algunos bebés tienen pelo total Hg niveles superiores a los límites de seguridad establecidos por el nos Agencia de protección ambiental de 1 parte por millón) [9]. Finalmente, en investigaciones adicionales sobre la distribución de especies de Hg dentro del cuerpo, los investigadores recientemente demostraron ese etilo-Hg es transportada activamente a través de las membranas celulares neuronales en el mismo grado como metil-Hg, por el sistema de transporte (LAT) tipo L neutral del aminoácido portador [24].

La presencia de mercurio dentro de las células del cerebro es importante porque puede inducir daño celular compatible con el daño neuronal observado en los cerebros de los individuos diagnosticados con Tea, y este daño depende de la disponibilidad de tiol, especialmente el glutatión, en que la disponibilidad de tiol inadecuada resulta en daño celular significativamente mayor de Hg [7,25]. Muchos estudios previos revelan los niños diagnosticados con Tea tiol disponibilidad limitada y disminución de capacidad de reserva de glutatión, los déficits que los hacen más susceptibles a los efectos tóxicos de la exposición de Hg de administración de las vacunas que contienen tiomersal [9].

Estudios también han evaluado el potencial de exposición orgánica-Hg de administración de vacunas que contienen tiomersal para inducir patología ASD o síntomas clínicos en sistemas modelo animal. Estos estudios han arrojado la patología significativa o síntomas clínicos en ratones, ratas, hámsteres y monos que son consistentes con los observados en ASD después de la exposición a las vacunas que contienen tiomersal imitando los noventa vacunas infantiles de rutina Estados Unidos programar [9].

Los resultados observados en el presente estudio también son apoyados por un número de estudios epidemiológicos anteriores encontrar una asociación entre la exposición Hg orgánico de las vacunas que contienen tiomersal y ASD, usando varios métodos epidemiológicos en diversas bases de datos. Por ejemplo, Young et al., utilizando un diseño de estudio ecológico, evaluó la relación entre la prevalencia de cohorte de nacimiento de neurodesarrollo específico desorden y nacimiento cohorte exposiciones HG de vacunas que contienen tiomersal en el CIV [26]. Consistente con los resultados observados en el presente estudio, se observó que los lactantes que recibieron un adicional 100 μg orgánico-Hg de vacunas que contienen tiomersal desde el nacimiento hasta los 7 meses de edad, tenía una relación de aumento significativo del riesgo de 2.87 para ASD y los lactantes que recibieron un orgánico-Hg adicional 100 μg de vacunas que contienen tiomersal desde el nacimiento hasta los 13 meses de edad, tenían un cociente de riesgo significativamente mayor de 2,62 por ASD.

Como otro ejemplo, Gallagher y Goodman evaluaron la relación entre la administración de la administración de vacunas que contienen tiomersal de hepatitis B y el riesgo subsiguiente de individuo se le diagnosticara un ASD, basado en la evaluación de los conjuntos de datos de salud encuesta nacional (NHIS) 1997 – 2002 [27]. Ellos reportaron que niños diagnosticados con un ASD en comparación con los controles tenían una significativamente mayor tres veces odds-ratio para recibir una vacuna de la hepatitis B que contienen tiomersal durante el primer mes de vida.

Previamente, Geier y Geier informaron sobre los resultados de un metanálisis mediante estadísticas de modelado para evaluar la relación entre la exposición aumentó dosis Hg de vacunas que contienen tiomersal y del neurodesarrollo desorden informes de eventos adversos en VAERS [28]. Ellos reportaron que había un riesgo significativamente mayor 1.6-fold de ASD evento adverso informes presentados a VAERS siguiendo las dosis adicionales de Hg orgánico de la administración de vacunas que contienen tiomersal.

Los resultados del presente estudio difieren de varios otros estudios de cohorte que no pudieron encontrar una asociación entre exposición orgánica-Hg de vacunas que contienen tiomersal y ASD [2931]. Esto pudo haber ocurrido, en parte, porque otras cohortes estudios examinaron con vacuna infantil significativamente diferentes horarios y con diferentes criterios de diagnóstico para los resultados. Esta diferencia puede también han ocurrido porque estos otros estudios emplean diferentes métodos epidemiológicos, especialmente con respecto a la cuestión del período de seguimiento para las personas en las cohortes examinadas. El método utilizado para medir el periodo de seguimiento para las personas es una cuestión crítica en todos los estudios que examinan la relación entre la exposición y el riesgo subsiguiente de un diagnóstico ASD. Este es el caso porque el riesgo de un individuo se le diagnosticara un ASD no es uniforme a lo largo de su vida. Según lo observado en el presente estudio, la edad media inicial para un diagnóstico ASD fue 4,2 años de edad y la desviación estándar de la media de edad de la diagnosis inicial de ASD era años 1.54. Por lo tanto, cualquier método de seguimiento que no considera el tiempo de retraso entre el nacimiento y la edad de diagnóstico inicial de ASD probablemente no será capaz de observar la verdadera relación entre la exposición y el riesgo subsiguiente de un diagnóstico ASD.

Este tipo de preocupación es evidente en relación con el estudio publicado por Hviid et [29]. Estos investigadores informaron sobre un estudio de cohortes poblacionales de todos los niños nacidos en Dinamarca desde 01 de enero de 1990, hasta el 31 de diciembre de 1996 que comparan a los niños vacunados con una formulación de vacunas que contienen tiomersal (primeros años de estudio) con los niños vacunados con una formulación libre de timerosal (últimos años del estudio) de la misma vacuna. Para evaluar años de seguimiento para las personas en el estudio, estos investigadores describieron en términos de años-persona. Como resultado, estos investigadores asumieron igualdad de años-persona de contribución al estudio sin importar la edad del individuo, a pesar de observar una edad media similar de un diagnóstico ASD (4,7 ± 1.7 años) como el presente estudio. La consecuencia en el Hviid et al. [29] estudio fue que se observó un número fuera de proporción de años-persona de seguimiento para los niños mayores que habían recibido que contienen tiomersal formulación vacunal en comparación con los niños más jóvenes vacunados con una formulación vacunal timerosal, representación de los resultados del estudio no interpretables. Limitaciones similares se aplican a los estudios de cohorte publicados por Andrew et [30] (edad media de diagnóstico inicial de ASD = 4,4 años) Verstraeten et al. [31] (edad media de diagnóstico ASD HMO A = 49 meses [4,08 años] y HMO B = 44 meses [3,67 años]), que utilizan modelos de riesgo (es decir, modelos que suponer un peligro relativo constante del diagnóstico ASD en el tiempo) para evaluar el seguimiento de los individuos en sus respectivos exámenes de la relación entre las exposiciones de vacunas que contienen tiomersal y la riesgo subsiguiente de un diagnóstico ASD.

Con el fin de revelar aún más la importancia del período de seguimiento, en el siguiente ejemplo es informativo. En la mencionada Verstraeten et al. [31] estudio, los investigadores examinaron un dataset VSD que compartían una superposición significativa con el examinado en el presente estudio. Verstraeten et al [31] observó un cociente de riesgos = 1,16 (intervalo de confianza del 95% = 0,78-1.71) para ASD diagnosticado entre los lactantes que recibieron 12,5 µg exposición de Hg orgánico de las vacunas que contienen tiomersal administradas en el primer mes de vida. Esta observación es en contraste con el odds-ratio = 2,18 (intervalo de confianza del 95% = 1,74-2,73) observado en el presente estudio al comparar los casos a los controles para recibir 12,5 µg la exposición orgánica-Hg de vacuna de hepatitis B que contienen tiomersal en comparación con recibir exposición orgánica-Hg 0 de vacunas que contienen tiomersal hepatitis administrado en el primer mes de vida. Un nuevo análisis del conjunto de datos examinado en el presente estudio, utilizando longitud reducida de seguimiento continuo entre controles supone sin un diagnóstico ASD, reveló que si se reduce la longitud de los criterios de seguimiento continuos a la edad media de diagnóstico inicial de ASD + desviación estándar de diagnóstico inicial de ASD (5,7 años), el odds-ratio = 1.69 (intervalo de confianza del 95% = 1.35-2.12). Además, si la longitud de los criterios de seguimiento continuos se redujo más entre controles que sólo la edad media de diagnóstico inicial de ASD (4,2 años), el odds-ratio = 1,47 (intervalo de confianza del 95% = 1.18-1,85). Finalmente, si la longitud de los criterios de seguimiento continuos se redujo aún más entre los controles que sólo la edad media de diagnóstico inicial de ASD – desviación estándar de diagnóstico inicial de ASD (2,7 años), el odds-ratio = 1,21 (intervalo de confianza del 95% = 0.97-1.51), un valor que, teniendo en cuenta los intervalos de confianza, es consistente con el cociente de riesgos = 1,16 (intervalo de confianza del 95% = 0,78-1.71) observado en el Verstraeten et al. [31] estudio. Aunque los mencionada odds-ratios son estadísticamente significativos (excepto el último análisis que requieren criterios de seguimiento continuos entre controles que sólo la edad media de diagnóstico ASD – desviación estándar), el efecto se vuelve menos pronunciado en cada caso como niveles crecientes de la ambigüedad de la diagnosis se introducen entre controles debido a la falta de seguimiento adecuado.

Las fortalezas y limitaciones

Una fuerza del presente estudio examen participan de dos diferentes cohortes de niños a partir de dos bases de datos separadas (es decir, VAERS y VSD). Las observaciones hechas en VAERS fueron basadas sobre evaluación retrospectiva de los eventos adversos informados pasivamente. En contraste, las observaciones de VSD se realizaron basándose en la evaluación retrospectiva de recopilados prospectivamente historias clínicas de los pacientes inscritos en varias de las HMO. A pesar de estas diferencias intrínsecas en los métodos de recopilación de datos entre las dos bases de datos, en ambas bases de datos orgánicos-Hg exposición de administración de vacunas que contienen tiomersal era consistentemente asociada con un diagnóstico posterior de una comunicación Interauricular.

El diseño del estudio utilizado para evaluar la relación entre la exposición y el resultado fue otra fuerza importante del presente estudio. En la fase I del estudio, se analizaron informes de eventos adversos en VAERS. El método empleado para examinar VAERS aseguró que la exposición a los distintos tipos de vacunas estudiados ocurrió antes de los resultados descritos en los informes de eventos adversos, puesto que los informes de los resultados adversos posteriores en asociación con las vacunas que figuran en los informes de eventos adversos. En la fase II, casos tuvieron que estar inscrito desde el nacimiento y debían estar inscrito continuamente hasta que se hizo un diagnóstico médico de una comunicación Interauricular y controles debían estar inscrito desde su nacimiento durante un período de tiempo suficiente para asegurarse de que había una muy pequeña posibilidad de que, durante el seguimiento adicional, cualquiera de los controles sería médicamente diagnosticada con una comunicación Interauricular. Como resultado, cualquier factores asociados con la inscripción (es decir, ajuste para posibles variables independientes entre los casos y controles no eran necesarios porque fue la inscripción de nacimiento) o comportamiento de búsqueda de atención médica (es decir, ajuste para el acceso y la disponibilidad potencial de la atención médica era continua entre casos y controles) se redujeron.

Para los casos diagnosticados con un ASD, era posible evaluar matemáticamente la media y desviación estándar de edad para diagnósticos iniciales ASD dentro de la CIV. De esta información, fue posible estimar cuántos diagnósticos potenciales adicionales de ASD faltaron. Se decidió, a priori, para asegurar una cantidad adecuada de datos para nuestros análisis, controles que continuamente estar inscritos en el CIV desde su nacimiento hasta que eran al menos 7.29 años (edad media de diagnóstico inicial de ASD + 2 × desviación típica de la edad media de diagnóstico inicial de ASD). Basado en los datos para la edad de diagnóstico inicial de ASD, esto era un suficiente período para asegurar que, con un seguimiento posterior, esos controles sin una comunicación Interauricular probablemente no recibirán una comunicación Interauricular diagnósticos en el CIV (matemáticamente hay un < 2,5% de probabilidades de ser diagnosticado con una comunicación Interauricular con tiempo de seguimiento adicional más allá de 7,29 años estos individuos). Además, casos diagnosticados con un ASD se evaluaron específicamente para garantizar que en los presentes análisis se consideraron sólo aquellos casos diagnosticados con un ASD tras la administración de la vacuna.

Otro punto fuerte del estudio fue que se recolectaron los datos de comunicación Interventricular y VAERS independientemente el estudio del diseño utilizado en el presente estudio. Los expedientes de datos VSD analizados, en particular, se recogieron como parte de los rutinarios individuos salud recibido como parte de la participación con sus respectivas HMO, y como tal, los proveedores de atención médica de ninguna manera estaban pensando acerca de la posible asociación entre la vacuna y los resultados potenciales de salud.

Sin embargo, los resultados del presente estudio pueden tener una serie de limitaciones potenciales. Es posible los resultados observados pueden haber ocurrido de sesgos desconocidos o cofundadores presentan en los conjuntos de datos examinados. Esto parece poco probable porque otros resultados control (es decir, los resultados no son biológicamente plausible ligada al Exposición postnatal Hg orgánico de las vacunas que contienen tiomersal) fueron examinados, como un diagnóstico de anomalías congénitas (código ICD-9: 759.9) en la base de datos de VSD, usando la misma metodología empleada para el ASD. No se observaron ninguna patrones similares de asociaciones significativas que encontraron para exposición Hg orgánico de la administración de vacunas que contienen tiomersal de hepatitis B y el consiguiente riesgo de diagnóstico ASD. Por ejemplo, la exposición a 12,5 µg orgánico-Hg de vacunas que contienen tiomersal hepatitis B administrada en el primer mes de vida en comparación con 0 μg orgánico-Hg de vacunas que contienen tiomersal hepatitis B administrada en el primer mes de vida entre casos y controles reveló un riesgo similar de la exposición (odds-ratio = 1.03, p > 0.50). Asimismo, informes de eventos adversos con el síntoma resultado control de convulsión febril (código VAERS: 10016284) se ha buscado en VAERS usando la misma metodología empleada para el ASD. Los resultados de ese análisis no pudo revelar un patrón similar de una asociación significativa observada orgánico-Hg la exposición de la vacuna DTaP que contienen tiomersal en comparación con la administración de vacunas DTaP timerosal y el riesgo de ASD divulgado. Hubo 48 informes de eventos adversos con convulsiones febriles informados que tras la administración de vacunas que contienen tiomersal DTaP en comparación con 41 informes de eventos adversos con conclusiones febriles informadas que tras la administración de las vacunas DTaP timerosal VAERS VAERS (cociente de riesgos = 1.06, p > 0.50).

También es posible que las bases de datos VAERS y VSD examinados en el presente estudio pueden tener limitaciones. Como se describió anteriormente, VAERS puede tener deficiencias, como el subregistro, dificultad en la determinación de relación causal, la falta de precisión denominadores. Sin embargo, según se describió anteriormente por investigadores de los CDC, casi todos estos tipos de defectos se aplicarían igualmente a los informes VAERS después de las vacunas administradas a poblaciones similares [32], tales como las vacunas que contienen tiomersal y timerosal DTaP examinadas en el presente estudio. Como resultado, la comparación de las vacunas administradas a poblaciones similares debe proporcionar precisas relativas relaciones cualitativas y cuantitativas entre la vacuna y los resultados adversos [32]. La CIV también puede tener limitaciones porque a pesar de tener la vacunación y registros médicos vinculados por la computadora, la cohorte en VSD está restringida a una población limitada derivada de varios diferentes participantes HMO. La validez de las bases de datos que se examinan en el presente estudio es significativamente apoyada por la consistencia de los resultados observados en VAERS y VSD.

Otra posible limitación del presente estudio es que los resultados observados pueden ser fruto de la casualidad estadística. Sin embargo, esa posibilidad sería improbable dado el número limitado de pruebas estadísticas realizadas, observaron los resultados altamente significativos (p-valores más observados eran < 0.01) y la consistencia en la dirección y magnitud de los resultados observados en dos bases de datos epidemiológicos diferentes.

Sin embargo, otras posibles limitaciones del presente estudio incluyen las posibilidades que algunos de los individuos en las cohortes de VAERS y VSD examinado puedan haber tenido más sutil disfunción neurológica que no fue traída a la atención de sus proveedores de atención médica, proveedores de atención médica pueden haber diagnosticado a algunas personas o algunos riesgos de la vacuna pueden no han sido debidamente clasificados. Estas limitaciones, mientras que posiblemente presente en los datos examinados en el estudio actual, no deberían han impactado significativamente los resultados observados porque es confuso cómo aplicación diferenciada se habría producido a las cohortes de estudio examinadas basado en las dosis de timerosal que recibieron de los individuos. Por otra parte, errónea que ocurren en los datos examinados que tiende a sesgar cualquier resultados observados hacia la hipótesis nula, puesto que tales efectos se traduciría en individuos se colocan en la exposición del mal o resultado categorías examinadas y resultar en disminuido poder estadístico para determinar relaciones de exposición-resultado potencial verdadero.

Además, otra limitación potencial del presente estudio es que las exposiciones a otras fuentes de mercurio no fueron evaluadas. Es muy probable que los individuos examinados en el presente estudio incurrieron en otras exposiciones orgánico-Hg de otras vacunas que contienen tiomersal, amalgamas dentales, peces u otras fuentes ambientales. Mientras que estas otras fuentes de mercurio pueden desempeñar una participación importante en la patogenia ASD, estos desaparecida para exposiciones de Hg en realidad tendería a sesgar los resultados observados hacia la hipótesis nula porque potencialmente sería confundir las clasificaciones de exposición específica de Hg examinado. Por ejemplo, individuos clasificados como teniendo menor exposición orgánica-Hg de las vacunas que contienen tiomersal en realidad pueden han recibido altas dosis de mercurio proveniente de otras fuentes, y personas con mayor exposición a Hg orgánico de las vacunas que contienen tiomersal haya hecho recibido dosis bajas de Hg de otras fuentes, con el resultado neto tiende a minimizar la magnitud de las asociaciones observadas.

También es posible que los resultados pueden ser el resultado de las vacunas ellos mismos u otros componentes de las vacunas estudiadas, que en el aislamiento o sinérgico, interactuaron con las exposiciones orgánico-Hg examinadas en el presente estudio. El anterior parece remoto, desde en nuestro estudio de las vacunas DTaP en VAERS, por ejemplo, como se resume en la tabla 3, la composición de la vacuna DTaP timerosal en comparación con la vacuna DTaP que contienen tiomersal indica que los componentes de la vacuna como antígenos, aluminio, formaldehído y otros constituyentes en trazas estaban más presentes en general en la vacuna DTaP timerosal en comparación con la vacuna DTaP que contienen tiomersal. Sugerimos que en el futuro estudios deberían realizarse exámenes adicionales seguir evaluación las posibles consecuencias adversas de las vacunas ellos mismos o de otros componentes de la vacuna como una función de la exposición y el tiempo de exposición.

Tabla 3. La composición de la vacuna DTaP vacunas bajo estudian en el VAERS

Otra limitación del presente estudio es que individuos diagnosticados con un ASD se basaban en la información contenida en los informes de eventos adversos automatizado informados a VAERS o en los códigos ICD-9 registrados dentro de los registros médicos automatizados en VSD. Como tal, no se proporcionó ninguna información médica adicional sobre los individuos examinados, como si los individuos diagnosticados con un ASD experimentaron una regresión. Como comentamos anteriormente, sería importante examinar tales fenómenos en futuros estudios, ya que ASD regresivo se esperaría a ser asociado con un insulto neurológico que ocurre en el periodo postnatal temprano, mientras que no regresivo ASD se esperaría a asociarse con un insulto neurológico que ocurre en el período prenatal. Merecería la pena en el futuro los estudios para intentar más examinan la posible relación entre el tiempo de exposición de Hg y la aparición inicial de los síntomas ASD.

Finalmente, el estudio actual sufre de las limitaciones potenciales que no se realizaron análisis para profundizar en el momento preciso y dosis acumulativas de orgánicos-Hg de todos que contienen tiomersal vacunas asociadas con máximas consecuencias adversas. En el futuro estudios valdría la pena seguir exploran estos fenómenos de sincronización exacta y dosis acumulativas. Además, sería valiosa para evaluar otros resultados del neurodesarrollo, así como otras covariables como género, raza, peso al nacer, etc., que puede afectar aún más la magnitud de los efectos adversos encontrados.

Conclusión

El presente estudio proporciona nueva evidencia epidemiológica apoya una asociación entre el aumento de exposición orgánica-Hg de vacunas que contienen tiomersal y el consiguiente riesgo de diagnóstico ASD. Utilizando una metodología analítica dividido en dos fases, generador de hipótesis y comprobación de hipótesis, epidemiológica en dos bases de datos separadas, orgánico-Hg exposición de vacunas que contienen tiomersal estaba decidida a estar asociada con un diagnóstico posterior de una comunicación Interauricular. Además, en la fase II en el CIV, el presente estudio puso especial énfasis en que requieren un período de seguimiento adecuado en el análisis. Por lo tanto, los casos y controles fueron seguidos durante un intervalo de tiempo, para asegurar que se clasificaron apropiadamente con respecto a sus exposiciones y resultados, contribuyendo así a garantizar la posibilidad de una relación de causa y efecto entre la exposición y el resultado no fue sesgada o confundido suficiente, basada en evidencia. Los estudios futuros deben realizarse para evaluar la relación entre otras fuentes de exposición orgánica-Hg de vacunas que contienen tiomersal y otros trastornos crónicos y a profundizar en las subpoblaciones potenciales y el tiempo de exposición a Hg orgánico de administración de vacunas que contienen tiomersal asociado con resultados adversos.

Como infancia previamente descrito, rutina la vacunación es una herramienta importante de salud pública para reducir la morbilidad y la mortalidad asociada a enfermedades infecciosas. Sin embargo, es también una salud pública imperativo acabar la adición innecesaria de orgánicos-Hg a las vacunas en forma de tiomersal utilizado como conservante, basado en datos que muestran una asociación entre su administración y los resultados adversos.

Abreviaturas

(ACIP): Comité Asesor sobre prácticas de inmunización; (ASD): trastorno del espectro autista; (BSS): resúmenes de vigilancia de productos biológicos; (DTaP): difteria-tétanos–tos ferina acelular; (IRB): Junta de revisión institucional; (KPC): Kaiser Permanente Colorado; (KPNW): noroeste de Kaiser Permanente; (KPNC): Kaiser Permanente Northern California; (Hectogramo): mercurio; (NHIS): encuesta entrevista Nacional de salud; (NIP): Programa Nacional de inmunización; (CDC): U.S. Centers for Disease Control and Prevention; (FDA): U.S. Food and Drug Administration; (VAERS): evento adverso vacuna informes; (CIV): vacuna seguridad datalink.

Intereses en competencia

Todos los investigadores en el presente estudio se han involucrado en litigio vacuna/biológico.

Contribuciones de los autores

DG fue el principal escritor y analizaron datos, BH fue el programador principal y revisar la estructura del manuscrito, ideas y ciencia, JK revisó la estructura del manuscrito, ideas y ciencia, estructura manuscrito PG revisado, ideas y ciencia, LK estructura manuscrito editan y MG había evaluado y revisado manuscrito ideas y ciencia. Todos los autores había leído y aprobaron el manuscrito final.

Agradecimientos

Este estudio fue apoyado financieramente por la Fundación de la familia Dwoskin y la Fundación Selz.

Referencias

  1. Boyle CA, Boulet S, LA gusta, Cohen RA, Blumberg SJ, Yeargin-Allsopp M, S Visser, Kogan MD: tendencias en la prevalencia de discapacidades del desarrollo en los niños de Estados Unidos, 1997 – 2008.

    Pediatría 2011, 127:1034-1042. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  2. Autism and Developmental Disabilities Monitoring Network vigilancia año 2008 investigadores principales; Centros de Control y prevención de enfermedades: prevalencia del espectro de autismo trastornos-autismo y Developmental Disabilities Monitoring Network, 14 páginas, Estados Unidos, 2008.

    MMWR vigilar Summ 2012, 61:1-19. OpenURL

  3. Fiscal Geier, Kern JK, Geier MR: una comparación de la lista de evaluación tratamiento de autismo (ATEC) y la infancia Autism Rating escala (coches) para la evaluación cuantitativa del autismo.

    J Salud Ment Res intelecto favor 2013, 6:255-267. PubMed Abstract | Texto de editor completo | Texto completo de PubMed Central OpenURL

  4. Fiscal Geier, Kern JK, Geier MR: una evaluación del estudio de cohorte prospectivo transversal de problemas físicos y de comportamiento de salud, en trastornos del espectro autista.

    Maedica (Buchar) 2012, 7:193-200. PubMed Abstract | Texto completo de PubMed Central OpenURL

  5. Kern JK, DA Geier, Sykes LK, Sr. Geier: pruebas de la neurodegeneración en trastorno del espectro autista.

    2013 Transl Neurodegener , 2:17. PubMed Abstract | BioMed Central texto completo | Texto completo de PubMed Central OpenURL

  6. DeSoto MC, RT Hitlan: arreglando el giro del autismo: metales pesados y la cuestión de la incidencia.

    Acta Neurobiol Exp (guerras) 2010, 70:165-176. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  7. Kern JK, DA Geier, Audhya T, rey PG, Sykes LK, Sr. Geier: pruebas de paralelismos entre la patología del cerebro en autismo e intoxicación con mercurio.

    Acta Neurobiol Exp (guerras) 2012, 72:113-153. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  8. DA Geier, rey PG, Sykes LK, Sr. Geier: una revisión exhaustiva de mercurio provoca autismo.

    Indio J Med Res 2008, 128:383-411. Resumen de PubMed OpenURL

  9. Kern JK, Haley estar, DA Geier, Sykes LK, rey PG, Sr. Geier: exposición timerosal y el papel de la disponibilidad de química y tiol de sulfatación en autismo.

    Int J Environ salud pública Res 2013, 10:3771-3800. PubMed Abstract | Texto de editor completo | Texto completo de PubMed Central OpenURL

  10. LK bola, bola R, Pratt RD: una evaluación del uso del tiomersal en las vacunas de la infancia.

    Pediatría 2001, 107:1147-1154. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  11. Singleton JA, Lloyd JC, Mootrey GT, ME Salive, Chen RT: un resumen del evento adverso vacunas (VAERS) de sistema de información como un sistema de vigilancia.

    Grupo de trabajo de VAERS. Vacuna 1999, 17:2908-2917. OpenURL

  12. DA Geier, Sr. Geier: una revisión del evento adverso vacuna informes base.

    Experto Opin Pharmacother 2004, 5:691-698. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  13. Chen RT, DeStefano F, Davis RL, Jackson LA, Thompson RS, Mullooly JP, negro SB, Shinefield HR, Vadheim CM, Ward JI, Marcy SM: el vacuna seguridad datalink: investigación de inmunización en organizaciones de mantenimiento de la salud en los Estados Unidos.

    Órgano Toro mundo salud 2000, 78:186-194. PubMed Abstract | Texto completo de PubMed Central OpenURL

  14. Chen RT, JW Glasser, Rhodes PH, Davis RL, Barlow nos, Thompson RS, Mullooly JP, negro SB, Shinefield HR, Vadheim CM, marzo SM, Ward JI, sabio RP, Wassilak SG, Hadler SC: proyecto Vaccine Safety Datalink: una nueva herramienta para la mejora de controles de seguridad de la vacuna en los Estados Unidos.

    El equipo de Datalink seguridad de la vacuna. Pediatría 1997, 99:765-773. OpenURL

  15. SG Wassilak JW Glasser, Chen RT, Hadler SC: utilidad de bases de datos grandes-ligado en la seguridad de las vacunas, especialmente en la distinción de los efectos independientes y sinérgicos.

    Los investigadores vacuna seguridad Datalink. Ann N Y Acad Sci 1995, 754:377-382. OpenURL

  16. SS Ellenberg, Braun MM: supervisar la seguridad de las vacunas: evaluar los riesgos.

    Drug Saf 2002, 25:145-152. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  17. F Varricchio, Iskander J, Destefano F, bola R, Pless R, Braun MM, Chen RT: comprensión de información sobre seguridad de la vacuna desde el evento adverso vacuna sistema de informes.

    Journal of Pediatric infecta Dis J 2004, 23:287-294. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  18. Zhou Iskander J, piscina V, W, R: Inglés-Bullard el equipo VAERS. Minería de datos en los Estados Unidos utilizando el evento adverso vacuna sistema de reporte.

    Drug Saf 2006, 29:375-384. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  19. Vacunación contra la tos ferina: uso de vacunas contra la tos ferina acelular entre lactantes y niños pequeños. Recomendaciones del Comité Asesor sobre prácticas de inmunización

    MMWR Recomm Rep 1997, 46:1-25. OpenURL

  20. Virus de la hepatitis B: una estrategia integral para la eliminación de la transmisión en los Estados Unidos a través de la vacunación universal de la infancia. Recomendaciones del Comité Asesor de prácticas de inmunización (ACIP)

    MMWR Recomm Rep 1991, 40:1-25. OpenURL

  21. Clarkson TW, Nordberg GF, Sager PR: toxicidad reproductiva y del desarrollo de los metales.

    Scan J trabajo Environ Health 1985, 11:145-154. Texto de editor completo OpenURL

  22. Burbacher TM, Shen DD, Liberato N, Grant KS, Cernichiari E, Clarkson T: Niveles de comparación de mercurio de la sangre y el cerebro en macacos lactantes expuestos al mercurio metílico o las vacunas que contienen timerosal.

    Environ Health Perpsect 2005, 113:1015-1021. Texto de editor completo OpenURL

  23. Rodrigues JL, JM S Batista BL, Souza SS, Barbosa F Jr: identificación y distribución de especies de mercurio en los tejidos de rata tras la administración de timerosal o mercurio metílico.

    Arch Toxicol 2010, 84:891-896. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  24. Zimmermann LT, Santos DB, AA Naime, RB Leal, Dorea JG, Barbosa F Jr, Aschner M, Rocha JB, Farina M: Estudio comparativo sobre la toxicidad del metil y ethylmercury-inducida en células de glioma C6 y el papel potencial de LAT-1 en la mediación de absorción mercurial-tiol complejos.

    Neurotoxicología 2013, 38:1-8. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  25. Fiscal Geier, rey PG, Geier MR: la disfunción mitocondrial, deterioro oxidativo de reducción de la actividad, la degeneración y muerte en células neuronales y fetales humanas inducidas por el bajo nivel de exposición a timerosal y otros compuestos metálicos.

    Toxicol Environ Chem 2009, 91:735-749. Texto de editor completo OpenURL

  26. Young HA, DA Geier, Geier MR: exposición de timerosal en bebés y trastornos del neurodesarrollo: una evaluación de los registros médicos informatizados en el Vaccine Safety Datalink.

    J Neurol Sci 2008, 271:110-118. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  27. Gallagher CM, Goodman MS: vacunación contra la Hepatitis B de recién nacidos masculinos y el diagnóstico de autismo, NHIS 1997 – 2002.

    J Toxicol Environ Health A 2010, 73:1665-1677. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  28. DA Geier, Sr. Geier: una evaluación epidemiológica de metanálisis de neurodesarrollo trastornos a raíz de las vacunas administradas desde 1994 hasta el año 2000 en los Estados Unidos.

    Neuro Endocrinol Lett 2006, 27:401-413. Resumen de PubMed OpenURL

  29. Hviid A, Stellfeld M, Wohlfahrt J, Melbye M: Asociación entre vacunas que contienen tiomersal y el autismo.

    JAMA 2003, 290:1763-1766. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  30. N Andrews, Miller E, Grant A, Stowe J, Osborne V, Taylor B: Exposición de timerosal en bebés y trastornos del desarrollo: un estudio de cohorte retrospectivo en el Reino Unido no admite una asociación causal.

    Pediatría 2004, 114:584-591. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  31. Verstraeten T, Davis RL, DeStefano F, Lieu TA, Rhodes PH, negro SB, Shinefield H, Chen RT: vacuna datalink equipo de seguridad. Seguridad de que contienen tiomersal vacunas: un estudio de dos fases de bases de datos computarizadas salud mantenimiento organización.

    Pediatrics 2003, 112:1039-1048. PubMed Abstract | Texto de editor completo OpenURL

  32. Chen RT, Rosenthal S: Una errante crítica que echa de menos la marca de.

    Arch Pediatr Adlesc Med 1996, 150:464-465. Texto de editor completo OpenURL

Anuncios