La #toxicidad de los #jabones comerciales y la alternativa #saludable

Por el Dr. Carlos Amodei

En los últimos tiempos hemos escuchado acerca de que muchos productos utilizados en la industria de la higiene personal y los alimentos podrían ser altamente tóxicos para el ser humano. De más está aclarar que esto no se trata de una moda, sino de rigurosos estudios científicos que lo han demostrado. Fundamentalmente en el terreno de los componentes, donde aparecen los químicos introducidos y los disruptores endocrinos.

Los jabones comerciales

img1_jabon-tocador-rexona-natural-fresh-3x125_0

La piel es el órgano más grandes del cuerpo humano, tiene un recambio celular de 100,000 células por segundo, y cumple funciones también de depuración del propio cuerpo desalojando toxinas alojadas en el interior del mismo y permitiendo el intercambio de sustancias con el exterior.
En los últimos años se han introducido en los jabones comerciales sustancias tóxicas y cancerígenas: un grupo de ellas son los sulfatos y el químico denominado dióxido de titanio.

Sulfatos:
-Sodium Laureth o Lauryl Sulfate.
-Ammonium Laureth o Lauryl Sulfate.
– Sodium Coco, Cocoyl o Myreth Sulfate.
-Sodium Chloride.
¿En qué productos suelen estar?
Son detergentes que están presentes en mayor o menor medida en casi todos los productos que hacen espuma, en todos los champús y algún acondicionador para el pelo, en las pastas de dientes, en los geles corporales y en los jabones faciales

¿Qué efecto ejerce en nuestro cuerpo y organismo?
Por su composición son los encargados de arrastrar la suciedad de la piel y el cabello, pero con ello arrastran también sus grasas naturales, produciendo sequedad y debilitamiento de los mismos.
El cloridrato de sodio es muy comedogénico. Hago especial hincapié en esto porque resulta casi imposible encontrar limpiadores faciales que no produzcan o empeoren las lesiones acneicas. El 95% de jabones faciales comerciales contiene estas sustancias, incluso los de farmacia que a veces suelen dar más confianza.

Dióxido de titanio contenido en Jabones Comerciales (Cancerígeno)
El dióxido de titanio representa el 70% del volumen total de producción de pigmentos de todo el mundo. Es ampliamente utilizado para proporcionar blancura y opacidad a los productos tales como pinturas, plásticos, papeles, tintas, alimentos, y pastas de dientes. También se utiliza en los productos cosméticos y de cuidado de la piel, y está presente en casi todos los bloqueadores solares, donde ayuda a proteger la piel de los rayos ultravioleta.
El dióxido de titanio ha sido recientemente clasificado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) como un carcinógeno IARC Grupo 2B, posiblemente carcinógeno” a los seres humanos”.
A fines del año 2.009 en un estudio realizado por científicos del centro Jonsson Comprehensive Cancer de la UCLA (EEUU), demostrando que las nanopartículas de Dióxido de Titanio presentes en los productos antes mencionados causan daño genético sistémico en ratones, induciendo roturas en las cepas del ADN y causando daño cromosómico e inflamación e incremento del riesgo de cáncer en los animales. Las nanopartículas se acumulan en diversos órganos porque el cuerpo no cuenta con un medio efectivo para eliminarlas ni menos que impida su paso debido a su minúsculo tamaño. Por esta razón pueden ir hasta cualquier parte del cuerpo, incluso atravesar células y membranas fácilmente, interfiriendo con los mecanismos del mismo núcleo donde se encuentra el ADN

Disruptores Endócrinos contenidos en jabones Comerciales (infertilidad y cáncer)
Un interruptor endocrino, también llamado disruptor endocrino o disruptor hormonal (en inglés son llamados endocrine disruptor o EDC, Endocrine Disrupting Chemicals), es una sustancia química, ajena al cuerpo humano o a la especie animal a la que afecta, capaz de alterar el equilibrio hormonal de los organismos de una especie,1 es decir, de generar la interrupción algunos procesos fisiológicos controlados por hormonas, o de generar una respuesta de mayor o menor intensidad que lo habitual.
“Por primera vez hemos demostrado un vínculo directo entre la exposición a disruptores endocrinos y los efectos adversos sobre la función del esperma humano. Unas sustancias mucho más peligrosas de lo que se pensaba hasta ahora, aunque aún queda por comprobarse en los próximos estudios clínicos si nuestros hallazgos pueden explicar la reducción de la fertilidad, que es muy común en las sociedades modernas” apuntaba al diario The Independent uno de los autores del estudio, el profesor del Hospital Universitario de Copenhague Niels Skakkebaek.

La alternativa NATURAL

DSC03694_easyHDR-BASIC-2

Pero gracias al arte y el conocimiento de algunas personas, existe una alternativa para el cuidado del cuerpo y a la vez que sea saludable. Esto puede obtenerse a través de los jabones elaborados artesanalmente.
Dentro de las ventajas podemos encontrar
a) Los jabones naturales están elaborados de tal forma que mantiene toda la glicerina que es muy beneficiosa para la piel sensible y seca. Se utiliza en tratamientos contra el eczema pues disminuye la picazón en la piel, ayuda a tratar enfermedades cutáneas, entre otras ventajas.
b) No contienen fragancias artificiales ni productos químicos propios de los jabones industriales para conseguir más espuma, que pueden irritar la piel.
c) Se utilizan ingredientes y aceites que mejor se adapten a nuestra piel e incluso podemos evitar algunas enfermedades cutáneas.
d) Los aceites esenciales utilizados contienen multitudes de propiedades terapéuticas.
e) Se garantiza el uso de materia primas naturales y de primera calidad (aceites vegetales, hierbas,etc)
f) No contienen derivados de petróleo con lo que evitamos la contaminación del medio ambiente

 

Véase También: https://quitarvelo.wordpress.com/2014/07/11/entrevista-radio-continental-cordoba-dr-carlos-amodei-disruptores-endocrinos-en-alimentos/

Anuncios